Centro Educativo Pukullawa: relato de una voluntaria

Huancavelica es una de las provincias más pobres de Perú y fue precisamente el lugar donde Solidaile emprendió su primera acción, en el año 2006, a través de la puesta en marcha del Centro Educativo Pukullawa. A partir de entonces, se fueron gestando otras actividades, sobre todo relacionadas con el turismo solidario. Fueron también afluyendo numerosos voluntarios, como es el caso de Lucie, una joven ingeniera agrónoma. A su regreso, el pasado enero, de una experiencia in situ de cinco meses de duración, comparte con nosotros lo experimentado como voluntaria en Perú.

« Llegué a Huancavelica en septiembre con la misión de elaborar un informe de situación sobre la Agencia Cielo Azul, proponer soluciones para que avanzara este Proyecto y ponerlas en práctica. El primer desafío consistió en identificar a la persona que fuera capaz de desarrollar el Proyecto sobre el terreno, alguien competente en informática y contabilidad. Resultó, al final, que seleccioné no a una sino a dos, cada una a media jornada y con perfiles complementarios. He tenido, pues, la ocasión de acompañarlos durante dos meses en la necesaria fase de apropiación y adaptación a sus ocupaciones. Nuestro trabajo consistió, fundamentalmente, en relanzar la elaboración de nuevos circuitos y mejorar la comunicación.

Pienso sinceramente que hemos conseguido insuflarle una nueva vida al Proyecto aunque éste debe aún ganar en estabilidad y autonomía, lo que requerirá que nuevos voluntarios se pongan, como yo lo hice, manos a la obra. En lo que a mí respecta, la experiencia fue muy enriquecedora, en primer lugar desde la perspectiva humana. Contratar al personal, trabajar con voluntarios, comprender sus necesidades, gestionar el modo en que cada uno asume sus funciones. Todo ello es una importante responsabilidad que te exige saber escuchar, tener paciencia y desarrollar una notable capacidad de persuasión.

En lo que atañe a mis vivencias en Perú y mi contacto con su cultura (que ya conocía), estos meses me han permitido profundizar en todo ello: he seguido descubriendo y aprendiendo cosas a través del trato con los peruanos, acogedores y únicos en saber vivir con plenitud el instante presente. »

Les commentaires sont fermés.